"Te beso el cuello provocando esas cosquillas inocentes que bien sabes que abandonarán la inocencia para volverse apasionadas; tu risa, la melodía que más me gusta escuchar que ni con la mejor orquesta se podría representar, y es que con todas tus desentonaciones al reír, pierdo la cordura. Una, y otra, y otra vez."
- Entre letras y cafeína (via entreletrasycafeina)